top of page
  • Foto del escritoranna-psicologa

Los pensamientos intrusivos

Los pensamientos intrusivos están presentes en la experiencia normal, aunque son más  frecuentes en épocas de estrés, cansancio o tristeza.

Existe una posible relación entre el contenido de los pensamientos intrusivos con sucesos personales recientes o pasados.

Sólo en menos de 10% de las personas, los pensamientos intrusivos se convierten en un problema y sólo unos pocos de estos pensamientos se convierten en obsesiones en una misma persona.

Cuánta más importancia se da a los pensamientos intrusivos que a veces se “cuelan” en nuestra cabeza, más posibilidades tienen éstos de convertirse en obsesiones, porque la persona intenta buscar una explicación a este pensamiento desagradable o inoportuno que está pensando o sintiendo. Y cuando lo hace, lo que provoca sin quererlo es que su malestar (=ansiedad) aumente, incluso el miedo que le produjo el pensamiento intrusivo al principio o las primeras veces que lo experimentó.

Ejemplo: imagina que estás intranquilo esperando que te llame una amiga o un familiar que ha salido de viaje para decirte que ha llegado bien. Si en ese momento empiezas a pensar en cosas desagradables (que le haya pasado algo en el viaje, que no ha llegado a tiempo, etc.), es casi seguro que tu intranquilidad aumentará.

Cuando se nos “cuela” un pensamiento intrusivo en nuestra cabeza y nos provoca mucha ansiedad es lógico que sintamos la necesidad de disminuir esta ansiedad. Los procedimientos que utilizamos para conseguirlo son, frecuentemente, conductas en forma de rituales internos o externos, de reaseguración, evitación… Pero, aunque a corto plazo o de manera inmediata reducen nuestra ansiedad y provocan una sensación de alivio relacionada con la sensación de “haber podido controlar la intrusión quitándomela de la cabeza”, no resuelve el problema a largo plazo.

Porque nadie puede estar todo el tiempo intentando controlar los pensamientos, ni “haciendo cosas” para pararlos: el pensamiento es una actividad humana normal que no puede detenerse. Haz el siguiente “experimento”: intenta con todas tus fuerzas no pensar en un camello. Para ello, debes repetirte constantemente; “no voy a pensar en un camello, no voy a pensar en un camello, no voy  pensar en un camello…”¿Lo has conseguido?

Los pensamientos intrusivos no los puedes controlar, pero sí puedes controlar las valoraciones negativas que haces de ellos.





13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page