top of page
  • Foto del escritoranna-psicologa

La TREC aplicada a niños y/o adolescentes


Cuando aplico La Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) en niños y adolescentes obtengo resultados muy positivos en un periodo breve de tiempo.

En las sesiones trabajamos las emociones, pensamientos y comportamientos de una forma integral, con el objetivo de enseñarles técnicas y habilidades para que puedan gestionar de una manera efectiva su malestar. Además, también utilizo una amplia variedad de técnicas para enseñarles conceptos, el enfoque principal es, por tanto, educativo.

¿Qué tienen en común los niños y los adolescentes?

  • Tienen dificultad para distinguir entre hechos y suposiciones (afirman que es un hecho algo que es tan solo una suposición, aunque no tengan ninguna prueba que así lo demuestre).

  • Para ellos, el sentido del tiempo es muy importante, todo lo quieren “ya”: son impacientes y egoístas.

  • Tienen dificultad para ver otras perspectivas, son egocéntricos.

  • Tienen tendencia a horrorizar/sobregeneralizar.

Durante las sesiones enseño a mis jóvenes clientes que lo que sienten está determinado por lo que piensan y que actúan en función de lo que piensan y sienten. Es decir, aprenden que existe una relación recíproca entre pensamientos, emociones y comportamientos, siendo los pensamientos el determinante más importante de la emoción: sentimos lo que pensamos. Como decía Epicteto, “no nos alteran los hechos, sino la interpretación que hacemos sobre los mismos”. Así, entienden que si aprenden a cambiar los pensamientos conseguirán aliviar y reducir de forma importante su malestar emocional.

¿Quáles son los objetivos que consigo cuando aplico la TREC? Varios, siendo los más importantes:

  • Ayudar a los jóvenes a tratar de forma realista lo que pueden y no pueden cambiar, porque durante las sesiones aprenden a distinguir entre lo que depende de ellos y lo que no.

  • Enseñarles autocontrol emocional y conductual.

  • Entrenarles en el pensamiento lógico y en la resolución de problemas.

La TREC ayuda a los niños y adolescentes no sólo a “sentirse mejor”, sino también a “mejorar”, porque no nos conformamos sólo con tratar el síntoma. Es una terapia breve, muy directiva, psicoeducacional y fácilmente adaptable (según edades, CI, culturas). Además, puede aplicarse tanto a nivel individual como a nivel grupal, incluso en el aula.

La TREC se puede aplicar a una gran variedad de problemas, como son:

Problemas emocionales (ansiedad, depresión, culpa, rabia…).

  • Problemas de comportamiento (trastornos de conducta, comportamiento desafiante, bulling, intolerancia a la frustración…).

  • Problemas Académicos (fracaso, postergación, perfeccionismo…).

  • Duelo y pérdidas.


2551 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page