top of page
  • Foto del escritoranna-psicologa

¿Por qué tiene todo que ser tan difícil?


Muchas personas creen que es más beneficioso evitar ciertas responsabilidades y dificultades que afrontarlas, creyendo que de esta manera conseguirán tener una vida más fácil, cómoda y sin problemas. Si eres de las personas que abandona sus proyectos cuando encuentras oposición para realizarlos o que te irritas mucho a la hora de realizar tareas que no son de tu agrado; o piensas incluso que la vida es demasiado corta para andar haciendo cosas que uno/a no le gustan, sepas que en realidad esta forma de pensar no te ayuda en nada, por varias razones:

El esfuerzo que se necesita para evitar una decisión o una dificultad es, en realidad, largo y duro, ya que nos pasamos muchas horas de tortura y debate con uno mismo, de ingeniosas argumentaciones antes de decidir que uno no se va a comprometer. Así, el “placer” del momento puede dar como resultado horas, días e incluso años de infelicidad.

  • Si pasamos gran parte de nuestra vida evitando problemas difíciles y responsabilidades, es probable que consigamos una vida “más fácil”, pero también nos sentiremos cada vez más inseguros. ¿Por qué? Porque la confianza en uno mismo surge sólo de hacer algo y nunca de evitarlo.

  • Además, a las personas parece que cuando les va mejor es cuando tienen un objetivo, es decir, cuando están comprometidas y trabajan en un proyecto difícil y a largo plazo. Porque la vida es movimiento, experiencia, creatividad.

Si sientes pereza a la hora de afrontar conflictos y/o decisiones no te violentes, sería un esfuerzo inútil en ese momento, limítate a ser consciente de tu pereza, obsérvala sin juzgarte ni condenarte y luego, piensa por qué no actúas y qué es lo que te impide decidir i/o afrontar. “Evitar/no afrontar las dificultades, ¿me ayuda a superarlas? ¿De verdad las cosas tienen que ser fáciles? Que me guste que la vida sea fácil y cómoda, ¿Significa que tiene que ser siempre así porque es lo que yo quiero?”

Seguro que todos preferimos que los conflictos y dificultades no existan en nuestra vida, pero si son inevitables, no afrontarlos no harán que desaparezcan. Además, es mejor frustrarse a corto plazo por tener que afrontar las responsabilidades que no sufrir toda la vida por haberlas evitado. ¿No os parece? Como bien dijo B. Franklin, “No hay beneficio sin suplicio”


275 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page